SICK OF WAITING 28.02.2018

Enfermos de esperar. Este fue un movimiento que se desarrollo en 2017, en diferentes lugares de Europa, y al que nos sumamos con una concentracion desde el Valle de Benasque. Maria y Berta, amigas y companyeras de voluntariado en Katsikas estuvieron y continuan dando empuje a toda esta lucha.

Hoy, las redes sociales, ayudan a mantener el contacto con gente que nos hemos conocido en esta aventura solidaria. Asi sigo los pasos de Gamu Sino en Serbia o del Botarga de Albandiego en las islas griegas. Luchando contra dificultades de todo tipo y las peores, sin duda, las que ponen los gobiernos, sus administraciones y su policia, que son los que mas deberian ayudar.

En Ventimiglia -3°, cielo plomizo y viento helador. Otro dia mas los repartos, las recargas, los desayunos y cenas,… toda esa actividad que no sabe de dias laborables y festivos; aqui todo son lunes al raso.

Esperamos una furgoneta de Lleida pels refugiats el sabado. Habra que hacer sitio en el almacen, que es a la vez oficina, “tienda” y lenyera. Es un problema de todas estas ONG pequenyas, el de la financiacion estable y a largo plazo. Alquilar un almacen mas grande o un espacio para las actividades con mujeres es complicado si no hay garantias de poder mantenerlo un minimo de seis meses por lo menos.

El primer dia que llegue habia una reunion sobre una marcha reivindicativa que se quiere hacer entre Ventimiglia y Calais, dos tapones humanitarios en las fronteras. Empezaria en Ventimiglia el 29 de abril y acabaria en Calais el 8 de julio. Por Niza, Marsella, Lyon, Dijon, Paris y Lille. Senderismo solidario e inmersion linguistica. Si alguien se anima le paso el contacto. Los lemas son “Por la acogida de los refugiados”, “Contra el bloqueo de fronteras” y “Contra la ausencia de Solidaridad”

Me llega un articulo de Pilar de la Vega a traves de FB, Mirar para otro lado. Recomendable. Mirar siempre de frente aunque tiene sus riesgos. Una historia de aqui. El bar Hobbit se destaco por su apoyo a los refugiados. Les dejaba recargar el movil y conectar a internet por un euro. Eso le ha supuesto el boicot de una parte de su clientela local. Pero siguen adelante. Con una foto que le hice a un cartel que vi alli el primer dia, y que me resulto familiar, y con mi admiracion por quienes localmente apoyan, despido mi cronica

Advertisements

NIEVE EN LA PLAYA 26.02.2018

Ayer nevo en Ventimiglia, nivel del mar, con ganas, un buen rato. La temperatura rondando los cero grados. A las condiciones ya de por si duras en las que viven se anyadio esto. Fue un dia de actividad frenetica. Llamadas a personas y organizaciones para pedir ayuda, almacenamiento de ropa de abrigo, servir la cena con un frio helador, al tiempo que estaba abierto el Infopoint para recargar moviles y conectar a internet.

La ayuda llega de muchas maneras. Desde diferentes sitios llegan furgonetas con ropa y comida no perecedera. Uno de los grupos que colaboran es el que me ha traido aqui, Lleida pels refugiats, un grupo entusiasta que tambien hace llegar ayuda al Sahara. Una de las mas activas es mi amiga Pilar, generosa y valiente.

El grupo que prepara la cena tambien se merece una mencion destacada. Viven en Sospel, Francia, a media hora en la montanya y se alojan en tiendas de campanya. Cocinan la cena para 300 (que en Ventimiglia no les dejan) y la traen en perolas grandes y contenedores. Anyadir los platos, vasos y cubiertos, unos focos para iluminar y las mesas para servir la cena que las deja Don Rito, el parroco del barrio.

La gente hace una fila y va pasando a cenar. La toman sentados en el suelo del parking o apoyados en una pared. Al acabar lxs voluntarixs recogen las perolas, las mesas y el resto de menaje y se lo llevan. Una cena sin velas.

Imaginad el esfuerzo de hacer esto todos los dias. Es digno de admiracion y de apoyo. Hay una rotacion de personas y esto afecta a los aspectos organizativos pero se suple con la voluntad. En este trabajo se implican especialmente dos colectivos: lxs anarquistas y las parroquias.

Contrasta con esas fotos que he visto del Parlamento Europeo donde desplegaron en el suelo una lista de las personas muertas en el Mediterraneo. Esa lista tambien la mostraron en una manifestacion el otro dia en Logronyo. Gracias a mi amigo Pepe me llegan estas y muchas mas noticias.

Otras fotos que impresionan son las de los refugiados en Paris donde no tienen un puente bajo el que cobijarse. Cuantos espacios vacios y cuanta gente sin espacio. Aun lei que una ONG puso en el foro economico de Davos, Suiza, unas tiendas para que los lideres politicos y economicos del mundo se pusieran unos minutos en la piel de los refugiadxs. Aqui tendrian que venir a hacer un voluntariado.

Aqui es continua la llegada y la salida de voluntarixs. Ayer marcho Bea y hoy Giovanni. Para ellos un abrazo planetario y solidario

TIEMPO DE MIGRAR AL NORTE 25.02.2018

Es el titulo de una novela de un escritor sudanes, Tayeb Saleh, autobiografica, que relata su infancia y su propio proceso migratorio en los anyos 60. Buscare y pondre en esta cronica detalles sobre la literatura de los paises de donde vienen los refugiados que estan por aqui. La mayoria son de Sudan. La literatura nos ayuda a conocernos y es la expresion de los grandes dilemas de la Humanidad, desde los tiempos pasados hasta lo que imaginamos que vendra.

Ayer acompanye a Koldo, bilbaino y a Siddham, palestino a la estacion a hacer una “night watch”. Hablamos con refugiados que estaban por alli o acababan de llegar. Los habia de Senegal, Mali, Costa de Marfil e incluso del Kurdistan. Repartimos sacos de dormir y mantas.

Como la estacion cierra por la noche les aconsejabamos no quedarse a dormir alli para evitar detenciones o que sean reenviados otra vez al sur. Los llevan a Taranto, en el otro extremo de Italia, pero desde alli vuelven de nuevo, de polizones en los trenes y a veces en 24 horas. Ritmo de tarantella.

Para dormir les hablabamos de dos opciones. Una el campo de la Cruz Roja, alejado del pueblo, a 4 kms y con un acceso dificil que obliga a andar por la autopista(!). La otra ir debajo del puente, donde ahora hay unas 200 personas y no va la policia. Se me caia el alma a los pies, literalmente. Tambien les deciamos lugares y horarios de reparto de desayuno y cena, servicios que ofrecemos en el Infopoint y otras direcciones como la de Caritas. Todo esto resumido en ingles, frances, arabe, pastun y eritreo con un mapa de google marcando las localizaciones.

Hicimos reparto por la tarde de ropa de abrigo y mantas. Como el espacio es pequenyo les damos numeros y hora por la manyana y a la tarde, en grupos de tres o cuatro, bajan y miran lo que necesitan. Son como las rebajas solidarias. Desde Lleida y otros lugares llegan envios en la medida que van recogiendo cosas. De unas sobran y de otras faltan. Ahora estamos preocupados por la ola de frio que se anuncia para los proximos dias.

En Eufemia ahora se plantea otro problema. Hay dos voluntarios que estan aqui con sus coches y marchan la semana que viene. Los coches son necesarios en estas misiones. Repartos, recogidas, traslados y en este caso ir a la casa que tienen alquilada. Como Ventimiglia es una zona turistica y cara los alquileres son elevados y viven en un pueblo en la montanya, a media hora en coche y con transporte publico escaso. Por casualidad… Alguien que lee esto tiene un coche que no utiliza?

Homenaje a Forges

Continue reading TIEMPO DE MIGRAR AL NORTE 25.02.2018

RECARGAR LA ESPERANZA 23.02.2018

He empezado a trabajar con una ONG llamada Eufemia que esta desarrollando desde el verano de 2017 un punto de informacion y recursos que se denomina el Infopoint. Se trata de un local con tres zonas. Arriba hay una sala con ordenadores y conexion a Internet. La trastienda tiene un ingenioso sistema de recarga de moviles. Permite recargar a la vez 125. Hay una mesa de trabajo o que sirve para ofrecer asesoramiento y en el sotano hay un almacen.

Aqui trabaja un grupo de voluntarixs jovenes y preparados. Hay italianos, espanyoles, franceses y otras nacionalidades incluido un australiano. Abre desde las 10.30 a las 18.30 y se hacen turnos para la atencion permanente. Los refugiados acuden para recargar los moviles, conectar media hora por riguroso turno en internet o demandar ayudas de urgencia (ropa de abrigo o sacos de dormir) o asesoramiento legal. Algunos de ellos tambien colaboran en las tareas, ayudan con la traduccion o median ante situaciones mas conflictivas.

Ventimiglia no es un asentamiento estable. Es un lugar de paso pero desgraciadanente lo es de retorno. Segun datos oficiales 17.000 personas fueron devueltos a Italia desde la frontera francesa en 2016. A algunos de ellos el gobierno italiano los mando bien lejos al sur, a Taranto, para que desde alli se vieran obligados a volver.

De Ventimiglia al primer pueblo frances, Menton, hay 12 kms y como es una costa escarpada con muchos tuneles y viaductos ya decia ayer que era facil de controlar. Ha habido muertos intentando pasar. Las noticias que he visto hablaban de 12 hasta el verano pasado. Varios atropellados por camiones o motos, arrollados por los trenes en los tuneles o electrocutados por viajar en el techo de los vagones. Aun asi hay gente que pasa.

Casi todas las noches, y si hace mal tiempo con mas motivo, se forman grupos para pasar por la montanya con los “smugglers”, contrabandistas en ingles. Una y otra vez. Se cobran unos 200 euros por esta ruta “senderista”. Casi el triple que subir al Aneto, con guia y equipo de glaciar.

Mientras tanto la vida en Ventimiglia se desarolla en distintos escenarios. Hay un campo de refugiados de Cruz Roja en las afueras de la ciudad. Ire un dia a visitarlo. Un grupo variable, de entre 300 y 400 personas viven, es un decir, bajo un puente de la autopista. Hay algunas tiendas pero la mayoria duerme en el suelo, con mantas y sacos. No hay agua corriente ni letrinas. Las ONG dan un desayuno y una cena. Se hacen actividades, se juega a futbol en el parking, algun rato se les provee de wifi libre. Durante el dia, en pequenyos grupos deambulan por la ciudad pero no se atreven a quedarse mucho por el centro para no tener problemas.

Manyana hablare de la cena. Mientras me permitire una licencia poetica. La luna creciente brilla en el cielo, como senyalando el camino de Francia. Los de la generacion del 27 la llamaban la sonrisa de la noche. Yo la voy a llamar “la recarga de la esperanza”

VENTIMIGLIA: LA CIUDAD DE LAS TRES FRONTERAS 22.02.2018

Empiezo la tercera edicion de este blog en Ventimiglia, Liguria, Italia; ciudad fronteriza con Francia, estacion internacional del interrail de mi juventud, la primera que pise en suelo italiano. Tambien es frontera geografica entre los Alpes y el Mediterraneo, camino natural de salida desde Roma a la Galia e Hispania a traves de la Via Aurelia.

Desde hace dos anyos tambien es frontera entre Africa y Europa. Entre la desesperacion de los que huyen y la falta de empatia de los que nos encerramos en nuestra fortaleza. En esa fecha Francia cerro a cal y canto su frontera. Ventimiglia se transformo pronto en una ratonera y, a la vez, en un trampolin para dar otro salto. Se calcula que 30.000 personas han pasado por aqui. Los datos son imprecisos. Saber cuantos han podido pasar, cuantos han muerto y cuantos han sido vueltos a enviar al sur de Italia es una tarea dificil.

He venido aqui porque tenia tiempo y ganas. Ganas de ser solidario y de volver a vivir una experiencia como la de Grecia que fue una de las mas impactantes de mi vida. A traves de Lleida pels refugiats con quienes colaboramos el grupo de Valle de Benasque Solidario SOS Refugiados. Aqui hay diferentes ONG trabajando.

Los migrantes, me parece un termino adecuado, llegan despues de un largo viaje. Son africanos, de Sudan y Eritrea principalmente y tambien, menos, de Somalia, Mali y Senegal. Un numero muy cambiante. Su interes es pasar a Francia y lo intentan una y otra vez.

El paso no es facil. Aqui los Alpes caen bruscamente en el mar. Laderas escarpadas y acantilados. El ferrocarril, la carretera y la autopista sortean el paisaje a traves de tuneles y viaductos. Un paso facil de controlar. Montanya arriba hay tambien paso con desniveles importantes y sendas escarpadas. En la Historia ha sido un lugar de huida, por aqui escaparon en los anyos 30 judios y antifascistas.

La acogida a los migrantes es deplorable. Esta es una zona turistica y una parte de la poblacion no los quiere. Hay un campo de Cruz Roja pero un numero importante, en torno a 300, duermen bajo los puentes de la autopista y tienen un desayuno y una cena caliente en un desolado parking gracias a organizaciones humanitarias. Esta es la realidad que me ha dado una bofetada al llegar.

Como hice en Katsikas ire contando lo que vea. En este momento que los grandes “medios de incomunicacion” se olvidan de estas noticias me parece importante difundirlas. Tratare de hacer una cronica cada dia que este por aqui. Gracias por leer y por difundir. Ningun ser humano es ilegal!